Si estás pensando en hacerte con alguno de los coches de ocasión en Navarra, debes saber que a la hora de prolongar la vida de nuestros vehículos es necesario tener especial atención con el mantenimiento de ciertas piezas.

Una buena práctica a realizar antes de adquirir coches de ocasión en Navarra es la revisión de los neumáticos, dado que son el componente más expuesto del vehículo. De su óptimo estado dependerá la adherencia a la carretera y nuestra seguridad durante la conducción.

Hay varias formas de comprobar a simple vista el correcto estado de la ruedas, además de los niveles de presión que deben estar en el rango que recomiende el fabricante. También podemos guiarnos por las bandas de rodadura, encargadas de proporcionar la correcta capacidad de frenado. Una vez el relieve de dichas bandas alcance la profundidad de los testigos, será hora de cambiar nuestros neumáticos.

Otro elemento importante en la estabilidad del vehículo y cuya revisión no es posible realizar a simple vista es la amortiguación, encargada de absorber las irregularidades del terreno. Se recomienda revisarla junto con el sistema de frenos al menos una vez al año en un taller mecánico.

Además de mantener nuestro vehículo seguro mediante las anteriores comprobaciones, si queremos prevenir posibles averías importantes, no podemos olvidarnos de realizar cambios periódicos en los distintos líquidos que lubrican su funcionamiento. Esto incluye entre otros: el aceite del motor, el líquido refrigerante o el líquido de frenos, así como los distintos filtros.

En Mendaur Motor te instamos a realizar estas revisiones de manera periódica y frecuente, ya no solo por tu seguridad y la de los tuyos, sino porque la sustitución de un componente a tiempo evitará sorpresas desagradables. Un gasto que puede parecer inconveniente en el momento puede convertirse en algo realmente serio cuando es demasiado tarde.